K-up

Las gorras K-up están disponibles en distintas variantes, pesos, colores y materiales, para que cada quien pueda encontrar el producto que mejor se adapte a su personalidad.

La oferta K-up podría compararse a la música: 7 notas permiten componer una ópera de Verdi o un fragmento de música electrónica. Una gorra también se compone solo de 7 elementos —número de paneles, material, gramaje, visera, cierre, sándwich y estructura delantera— pero estos pueden variar hasta el infinito para componer una sinfonía de modelos; una para cada cabeza, y todas tan únicas como los clientes de K-up.

La ambición de K-up es avanzar hacia una economía sostenible y circular mediante el uso de materiales como el algodón orgánico o el poliéster reciclado con certificación OCS (Organic Content Standard) y GRS (Global Recycled Standard). Todos nuestros productos con estas etiquetas están certificados por el organismo Ecocert Greenlife.

K-up no olvida la seguridad en el trabajo, y por eso todas sus fábricas colaboradoras disponen de certificación BSCI o Sedex y están auditadas directamente por el responsable de la marca. Nos esforzamos por minimizar el impacto ambiental de nuestros embalajes eliminando el uso de los envases individuales.

Utilizamos cajas con al menos un 70 % de cartón reciclado, los embalajes individuales son limitados y, en su lugar, utilizamos bolsas plásticas de poliéster reciclado.

Del mismo modo que una partitura se organiza en pentagramas, la oferta K-up se estructura en distintas colecciones y categorías. La armonía del conjunto no está reñida con la diversidad. Para permitir una mejor comprensión de la oferta, las gorras suelen clasificarse por su número de paneles. Más allá de esta primera clasificación, otro elemento decisivo del material es el peso. Hay también otras características que hacen de cada artículo un «fragmento» distinto.

Para comenzar, la minicolección compuesta de la KP011 y de sus dos productos relacionados, que sin duda será todo un éxito. Una canción inolvidable que calará en ti. Una trilogía de productos que sigue un crescendo de intensidad digno del rock más puro. Un ritmo chill-out se desprende de las colecciones de gorras y gorros de algodón o de poliéster reciclado con certificación OCS, Oekotex o GRS.

La colección dedicada al tiempo libre, con notas de country como telón de fondo, ofrece una amplia selección de productos técnicos para el senderismo y otras exigencias específicas. En esta categoría, el gorro bretón tradicional merece ir acompañado de la melodía de una canción de Alan Stivell.

«Last Christmas», del grupo Wham, será la banda sonora perfecta para los gorros y bufandas de temática navideña. Y nada mejor para amenizar la categoría junior que la banda sonora de «La reina de las nieves», el himno a la independencia de las jóvenes actuales que han dejado de esperar al príncipe azul para coger las riendas de sus vidas.

K-up es una comedia musical cuya animación y armonía harán bailar a diario a todos los amantes de las canciones emotivas.

Testimonios